Arte funerario popular de Ecuador Ensayo fotográfico de Birte Pedersen perteneciente a la Revista Sans Soleil

Capítulo 2. Los angelitos van al cielo

Estamos en el año 2011, pero las tumbas de los niños siguen siendo tan numerosas en Ecuador que requieren de secciones propias en muchos cementerios. Algunos, como los tres bebés Donoso, deben conformarse con un solo nicho, otros están acompañados de sus mejores peluches y juguetes y no faltan figuras como Mickey Mouse, coqueto y con alas, para servir de guía al cielo.

Según la creencia, los niños sin pecado, convertidos en ángeles, preparan el camino y reservan un puesto en el cielo para sus padres. Es así que la madre de Mateíto encuentra como única explicación posible de la muerte de su hijo la necesidad de Dios de tener a otro ángel. La fe mitiga el dolor y los padres de los angelitos Tenesaca y Pérez, para sólo mencionar a dos, acuden al cementerio para prender las velas a la espera del reencuentro en el más allá.

Los comentarios están cerrados.