Arte funerario popular de Ecuador Ensayo fotográfico de Birte Pedersen perteneciente a la Revista Sans Soleil

Capitulo 8. Amores póstumos

24 corazones decoran la lápida de Beto y aunque uno ya se haya desprendido y ahora yazca en el suelo, me consuela que en sus 31 años de vida, Beto haya sido un hombre tan querido. Las expresiones de amor póstumo están omnipresentes en los cementerios ecuatorianos. El corazón, símbolo universal del amor, aparece, al igual que otras representaciones religiosas y seculares, en todo tipo de material. Efímeros como la tiza sobre la hierba, sólidos como el metal de la reja protectora del nicho, hay corazones de mármol, piedra, cemento, azulejo, hierro forjado, acero, hojalata y encaje sin contar las tarjetas y mensajes dibujados y los arreglos florales en forma de corazón que acompañan sobre todo a los recién fallecidos. Me pregunto si todos estos amores filiales, maternales, paternales, románticos, clandestinos, apasionados, no correspondidos, perdidos y recuperados fueron declarados con el mismo fervor en vida, o si serán para siempre demostraciones tardías sin opción a respuesta.

Los comentarios están cerrados.