Arte funerario popular de Ecuador Ensayo fotográfico de Birte Pedersen perteneciente a la Revista Sans Soleil

Capítulo1. La nueva morada

En un recorrido por los cementerios de Ecuador se observa que muchas tumbas son concebidas como una nueva morada. Al igual que la casa propia, esta morada merece ser decorada, pintada, adornada y protegida. Después de la partida definitiva de un miembro de la familia, se convierte en el nuevo punto de encuentro, ya no en la intimidad del hogar sino en un espacio público visitado por transeúntes de todas las edades y condiciones. Aunque haya rejas y candados, no hay necesidad de golpear ninguna puerta. Todo está a la vista a excepción de una que otra cortina que protege una intimidad que ya no existe.

Mientras las clases medias altas y altas están dejando sus mausoleos familiares de los cementerios tradicionales para enterrar a sus muertos en los jardines de paz y camposantos tipo parque que se construyen actualmente en las afueras de todas las ciudades importantes de Ecuador, las clases populares siguen ocupando los espacios de tierra y los nichos de los “multifamiliares” funerarios donde aún suele existir la posibilidad de crear un recuerdo individual y materializar, a pequeña escala, el sueño de la casa propia.

Los comentarios están cerrados.